Trabajo y profesión


El trabajo representa para el hombre el medio por el cual se producen bienes y servicios para otros, Al mismo tiempo es para el trabajador la manera de tener acceso a ingresos económicos, y su principal fuente de autorrealización.

El surgimiento de las profesiones obedece de alguna manera a la necesidad de contar con conocimientos o saberes más especializados que permitan resolver problemas concretos; es decir, la naturaleza del trabajo que se exige o supone en una profesión tiene que ver con actividades de gran valor social, indispensables para la colectividad y que exigen amplios conocimientos, así como una forma específica de actuar.

Se entiende el concepto de profesión como el “empleo o trabajo que desempeña una persona y que requiere estudios teóricos”. Otra manera de definir es “el empleo, facultad u oficio que cada uno tiene y ejerce públicamente”. Te recomiendo ver el siguiente video:

Hablar de profesión denota una actividad económico social específica; es decir, el que la ejerce o desempeña a través de sus actividades reconocidas socialmente, recibe una retribución económica que va de acuerdo con el estatus social que le confiere la comunidad.

Un ejemplo es la valoración social que se da a las carreras profesionales más ligadas con el sector productivo, en particular en la industria de la transformación, como es el caso de los ingenieros químicos en comparación con las llamadas profesiones humanistas como la psicología. Aquí la valoración se hace desde el plano económico.

La valoración social, no es estática, sino que se va transformando en función de diferentes factores, como el grado de conocimiento que se tiene de la profesión en cuestión.

PREPARACIÓN PARA EL TRABAJO.

​En la sociedad contemporánea, el dilema planteado a los jóvenes entre la educación y su función academicista, por un lado, y la capacitación profesional para una futura inserción ocupacional, por otro, constituye un problema acuciante.

La escuela continúa siendo una institución moderna en sus métodos disciplinares, valores, discursos, búsquedas, fines e intereses, heredera de un patrimonio ilustrado, en unas condiciones que definen una sociedad calificada de postmoderna, postindustrial, tecnológica y global.

Características del trabajo profesional.

Si se considera el trabajo profesional como una forma diferente de resolver los problemas o necesidades del hombre en los diferentes aspectos: salud, economía, bienestar, vivienda, etc., y que es el profesionista quien está capacitado para hacerlo porque ha sido formado para este fin, es necesario establecer la diferencia entre un trabajo profesional y uno que no lo es.

Entre otras características que posee una profesión, se puede reconocer que hay:

  • Un nivel de competencia.

  • Búsqueda del bienestar común.

Se dice que es jurídicamente competente quien puede exhibir un título universitario.

El campo de una profesión se encuentra delimitado por los problemas que debe resolver el profesionista de ese campo, para lo cual habrá sido capacitado por una institución, dicha institución debe haber proporcionado tanto la información teórico conceptual, como haber creado las condiciones necesarias para el desarrollo de las habilidades prácticas los valores éticos necesarios que permitan al egresado tener la capacidad de resolver los problemas específicos de su comunidad en dicho campo disciplinario.

Es decir, los estudiantes de una profesión esperan desarrollar la capacidad de resolver problemas particulares, para lo cual reciben una formación específica que los diferencia de otros profesionistas; esto es, los saberes teóricos, metodológicos y técnicos de cada una de las profesiones que existen, delimitan el campo del ejercicio profesional de cada una de ellas: el abogado no posee los mismos conocimientos teóricos, metodológicos y técnicos que el ingeniero, por lo que no hace las mismas cosas. No sólo se reciben los saberes requeridos por el campo profesional, sino que esta formación científica va acompañada de una formación humanista para conferirle el grado de profesional.

A la escuela corresponde transmitir saberes y generar condiciones para que los estudiantes construyan experiencias que les permitan desempeñarse en el mundo en que actualmente viven, acceder a saberes más complejos, participar activamente de la vida social, política, cultural y económica.

Actualmente, más allá del tipo de trabajo o de la formación inicial que cada sujeto tenga, podríamos decir que es necesario confirmar y actualizar periódicamente la habilitación para el trabajo a través de la capacitación.

ASPECTOS ÉTICOS DEL TRABAJO.

¿Qué se debe hacer o no hacer ante una situación dada?

La formación científica y técnica en un campo particular no basta para reconocer a un profesionista como tal; lo que le confiere esta característica sin duda es la formación humanista; es decir, toda profesión debe tener como objetivo fundamental al hombre.

En su jerarquía de valores, el profesionista coloca al hombre en primer lugar, ya sea para desarrollar su espíritu, buscar su salud, promover su bienestar económico, etc., de lo cual se desprende su responsabilidad social, que es otra de las características de una profesión. Así pues, el sentido de servicio con que se debe vivir y concebir la profesión se separa de cualquier otro tipo de interés o utilidad.

El servicio en la profesión supone una actitud que la lleva a un nivel más allá de lo meramente material, al mundo de lo ideal, que reclama en no pocas ocasiones la generosidad del que posee el conocimiento teórico y técnico para la búsqueda del bienestar del individuo y de la sociedad.

No es menos cierto que el propio proceso de evolución social introduce cambios en la forma y modos de actuar del individuo que influyen en sus principios y valores y es por ello que se requiere de un proceso continuo de perfeccionamiento que permita modular esos cambios y que garantice que se incentiven y mantengan los valores compartidos por la sociedad.

​De ahí la relevancia y el énfasis que se ha puesto en estos aspectos tanto en los programas académicos para la formación y educación a lo largo de la vida y en las estrategias de desarrollo en los diferentes sectores sociales que constituyen los escenarios de actuación.

Mucho se ha dado que hablar en los últimos años sobre el rol de la ética del trabajo, especialmente cuando se manifiesta la corrupción, el enriquecimiento ilícito, así como la falta de responsabilidad, compromiso, el interés por los aspectos individuales más que los de grupo. Una empresa debe estar respaldada de ética en su responsabilidad social, prestársele atención a como se manifiesta en la organización, cuáles son sus logros, alcances.

La ética supone que la mayor parte de las decisiones empresariales tienen un elemento ético, por lo tanto, los Gerentes y Directivos deben incluir a la ética para entender a las organizaciones.

Muchas de las compañías que están tratando de institucionalizar las políticas éticas han creado organizaciones específicas para aplicar estas políticas.

​La ética en los asuntos sociales suelen dar origen a un debate constante entre las grandes instituciones que compiten. Representa el estudio de la forma en que nuestras decisiones afectan a los demás.

TRABAJO PROFESIONISTA Y TOMA DE DECISIONES.

​La toma de decisiones en el mundo del trabajo es algo que comienza en nosotros mismos, y que se extiende a lo largo de toda nuestra vida, tengamos una formación, o no la tengamos. Y esta toma de decisiones tiene que ver con nuestros valores, aptitudes, habilidades, competencias, y la forma de combinar todo esto para crear un marco favorable en nuestra vida.

Esas decisiones laborales son acertadas, al menos, en mi opinión, cuando has hecho una mínima reflexión de quién eres, en qué eres bueno, y qué es importante para ti. Quizás pueda ayudarte hacerte la siguiente pregunta ¿qué le pides a un trabajo?, y también la siguiente, si un trabajo fuera una receta gastronómica ¿qué ingredientes tendría para ti?

Piensa que las profesiones u oficios que más tienen en común con tus intereses y tus habilidades, suelen ser las más gratificantes. También debes preguntarte ¿qué necesidades quieres cubrir con un trabajo? Desde luego no es lo mismo, una persona que sólo trabaje por dinero, que aquella que se plantee una realización personal con su trabajo, o quiera montar su propia empresa.

Sentir satisfacción y motivación en nuestro puesto de trabajo, es fundamental para tener una vida más plena. Es importante que participes activamente en este proceso de toma de decisiones, ya que merece la pena.

ÉTICA Y PROFESIÓN.

El concepto de ética profesional es aquel que se aplica a todas las situaciones en las cuales el desempeño profesional debe seguir un sistema tanto implícito como explícito de reglas morales de diferente tipo. La ética profesional puede variar en términos específicos con cada profesión, dependiendo del tipo de acción que se lleve adelante y de las actividades a desarrollar. Sin embargo, hay un conjunto de normas de ética profesional que se pueden aplicar a grandes rasgos a todas o a muchas de las profesiones actuales.

La idea de ética profesional se establece a partir de la idea de que todas las profesiones, independientemente de su rama o actividad, deben llevarse a cabo de la mejor manera posible, sin generar daños a terceros ni buscar exclusivamente el propio beneficio de quien las ejerce. Así, algunos de los elementos comunes a la ética profesional son por ejemplo el principio de solidaridad, el de eficiencia, el de responsabilidad de los hechos y sus consecuencias, el de equidad. Todos estos principios, y otros, están establecidos a modo de asegurar que un profesional (ya sea abogado, médico, docente o empresario) desempeñe su actividad coherente y sensatamente.

En algunos casos, la ética profesional tiene que ver con acciones específicas de cada profesión. En este sentido, un abogado, un psicólogo o un médico tienen como valores de ética profesional la confidencialidad de la información recibida, la eficiencia ya que en algunos casos se trata de situaciones que implican riesgo de vida, etc.

Cuando un profesional no cumple de manera evidente con las reglas de ética profesional, es punible de altos castigos o sanciones ya sea por parte de sus clientes o pacientes como también por parte de sus superiores, cualesquiera estos sean dependiendo del tipo de profesión o actividad de la que se hable.

RESPONSABILIDAD PROFESIONAL.

​La responsabilidad profesional es la capacidad que tiene el profesional de responder (dar cuenta, dar razón) de su accionar, entonces surge en este punto como incluida dentro de la responsabilidad moral, alcanzando el interior de nuestra conciencia. Tiene dos objetivos primordiales: evitar toda falta voluntaria y disminuir en lo posible en número de faltas involuntarias por debilidad humana, flaqueza propia o negligencia ajena.

Existen tres tipos de responsabilidades:

  • Responsabilidad profesional consigo mismo: que exige una conciencia fiel a un triple deber de competencias físicas, intelectuales y sociales. Un ejemplo se da en el caso de profesionales que, por dinero o un mayor estatus, usan su título profesional para venderse al mejor postor, sin considerar las actividades que apadrinarán, sus fines o su lealtad al trabajo.

  • Responsabilidad profesional con el prójimo: se refiere al trato con los prójimos profesionales: colegas, colaboradores, clientes y acreedores. Deja de lado las responsabilidades consignadas en el Derecho Civil para centrarse en la responsabilidad natural hacia la persona, humana y su dignidad como tal.

  • Responsabilidad profesional con la sociedad: es la responsabilidad que tiene el profesionista por el hecho de poseer un título universitario. De su inteligencia en la opinión y sus energías en la acción depende la conducción del pueblo, quien marcha siempre dirigido por un guía. Aquí podemos señalar a los líderes que defienden a las poblaciones explotadas por compañías petroleras o aquellos que regresan después de sus estudios fuera de su tierra natal para mejorar la calidad de vida de sus pueblos.

En la misma línea de la ética profesional, afirma que los individuos profesionales deben ser conscientes de su posición en la sociedad y cultivarla a través de:

  • Su personalización e individualización.

  • Ejercitando la profesión de manera honrada sin desvirtuar su autonomía y su función específica.

  • Evitando delegar responsabilidades a las organizaciones, ya sean estas estatales o privadas.

“Debe evitarse hablar a los jóvenes del éxito como si se tratase del principal objetivo en la vida. La razón más importante para trabajar en la escuela y en la vida es el placer de trabajar, el placer de su resultado y el conocimiento del valor del resultado para la comunidad”. ALBERT EINSTEIN.

REFERENCIAS:

  • BERUMEN, GOMAR, GÓMEZ. (2005) Ética del ejercicio profesional. México: CECSA, Recuperado en Septiembre 2013.

  • http://www.gestiopolis.com/administracion-estrategia/el-rol-y-la-etica-deltrabajo.htm, el rol de la etica y el trabajo, recuperado de La ética en el pensamiento oriental de Carlos Mora Vanegas, consultado Septiembre 2013.

  • http://eticahumana.wikispaces.com/file/view/ETICA+PROFESIONAL.pdf. Consultado, Septiembre 2013.

  • http://www.magazinekinesico.com.ar/articulo/243/responsabilidad-profesional Lic. Klga. Ftra. Aurelia Mónica Fernández Fecha de Publicicación: 04/06/2008, responsabilidad profesional, consultado Setiembre 2013.

#trabajo #estudio #ética #preparación #tomadedecisiones #normaséticas

TURISMO ACAPULCO

CONTACTO:

CEL. 04455-85658885

CORREO: ivanrjimenez74@gmail.com

  • Facebook Clean
  • Twitter Clean
  • YouTube - White Circle

SÍGUEME EN:

LISTA DE CORREOS:

Registrate si quieres recibir actualizaciones de nosotros: