Seika
Seika

Describe your image

press to zoom
ANUNCIATE AQUI
ANUNCIATE AQUI

INF 55-8565-8885 o efectodigital.online@gmail.com

press to zoom
Seika
Seika

Describe your image

press to zoom
1/2

Regulación jurídica de la información y de los datos personales

NOCIONES GENERALES.



La palabra información (del latín informare, que significa poner en forma) es una noción abstracta, no obstante que posee una connotación vinculada con una de nuestras más grandes libertades: la de opinión y expresión de informaciones e ideas por cualquier medio que sea. Por ello, la información se ha considerado un elemento susceptible de ser transmitido por un signo o combinación de signos; empero, para los efectos informáticos que nos ocupa, la entenderemos como un proceso físico-mecánico de transmisión de datos, cuyo dato es el elemento referencial acerca de un hecho. En sentido general, un conjunto de datos constituye una información.

Este blog abarca los siguientes temas:


  • Nociones generales.

  • Nociones particulares.

  • Importancia económica de la información.

  • Régimen jurídico aplicable.

  • Protección jurídica de los datos personales.

  • Panorama nacional.


Cualitativamente se ha concebido a la información como el contenido de lo que es objeto de intercambio entre el sujeto y el mundo externo, de tal modo que se presenta un conjunto de datos como elemento de las relaciones del hombre y tendiente a una ordenación; es decir, desde este punto de vista la información constituye un factor de organización. Por otra parte, cuantitativamente, la información es la medida de disminución de incertidumbre del sujeto respecto a los objetos, de aquí que se hable de una entropía en cuanto al nivel de desorganización y desconocimiento del hombre sobre las cosas en un momento dado.



NOCIONES PARTICULARES.


A raíz de la gran trascendencia que ha adquirido la información, cabe resaltar que autores como R. Hartley destacaban la utilidad de ésta a tal grado de mencionar que la información puede medirse en función de su utilidad (medida Hartley) y que, por lo tanto, "la cantidad de información será proporcional al número de alternativas que se dispongan en un momento dado".


Por otra parte, autores como Claude Shannon, al reformar los aspectos cuantitativos y cualitativos que reviste la información, mencionaban que cuanto mayor y mejor sea la información, menor será el desconocimiento en las personas."


En apoyo de lo anterior, dichas exteriorizaciones han llegado a adquirir una singular relevancia en nuestros días en razón del gran desarrollo que han llegado a alcanzar las computadoras. De esta forma, dichos instrumentos permiten, mediante la integración y disponibilidad de numerosos bancos de información, conseguir uno de los cometidos principales de la informática como lo es la adecuada toma de decisiones.


En ese orden de ideas hay una decisión en los términos de la elección entre dos o más medidas optativas basada en información, con el fin de alcanzar resultados y objetivos previamente establecidos.


Asimismo, existe una toma de decisiones rápida y precisa basada en una variada cantidad de información integrada con elementos dignos de consideración que permitan mayor acercamiento entre la razón y la experiencia en aquello que se consideran las técnicas heurísticas.


En estos términos, la informática y la información están inseparablemente vinculadas por esta "omnipresencia" de las computadoras en el proceso propio de nuestra vida cotidiana, con implicaciones aún más trascendentes de las estrictamente técnicas.



IMPORTANCIA ECONÓMICA DE LA INFORMACIÓN.


Por otra parte, la capacidad de almacenamiento, tratamiento, transmisión y sobre todo uso de la información como elemento fundamental para la toma de decisiones con inevitables recubrimientos económicos, por personas e instituciones tanto en el sector público como privado, llegan a ser equiparadas, económicamente hablando, con elementos tales como la energía y

las materias primas.


La importancia económica de la información no está puesta en duda y es un verdadero bien susceptible de apoderamiento con un innegable valor patrimonial o contenido económico inherente o intrínseco, que radica en el destino o utilidad de ella. Ahora, más que nunca, en una sociedad dominada por la técnica y el saber, el valor de la información como auténtico centro y vehículo de esa técnica y conocimiento ha alcanzado niveles otrora inimaginables.


<